Cómo calcular fertilizantes nitrogenados para VRA_Cover_Blog OneSoil

Qué es la agricultura de precisión y cómo empezar a utilizarla

Tiempo de lectura — 10 minutos
OneSoil te cuenta todo sobre la agricultura de precisión: qué es, cómo surgió y cómo puedes comenzar a utilizarla de forma sencilla.
Este probablemente debería haber sido el primer artículo de nuestro blog. En esta ocasión, contestamos preguntas clave sobre este asunto, como de a qué nos referimos cuando hablamos de "agricultura de precisión", qué tecnologías necesita un agricultor, por dónde empezar, si es cara y difícil o no y si es preciso utilizarla. Responderemos a todas estas preguntas frecuentes con palabras sencillas.
Este probablemente debería haber sido el primer artículo de nuestro blog. En esta ocasión, contestamos preguntas clave sobre este asunto, como de a qué nos referimos cuando hablamos de "agricultura de precisión", qué tecnologías necesita un agricultor, por dónde empezar, si es cara y difícil o no y si es preciso utilizarla. Responderemos a todas estas preguntas frecuentes con palabras sencillas.
Recibe todos los nuevos artículos directamente en tu correo electrónico
¿A qué nos referimos cuando hablamos de "agricultura de precisión"?
La agricultura de precisión es un sistema de gestión agrícola basado en el uso de tecnologías modernas en cada etapa del trabajo. Por ejemplo, un campo suele tener zonas heterogéneas. Las tecnologías de agricultura de precisión permiten identificar estas zonas y gestionar la variabilidad que conlleva un campo de estas características. Esto les permite a los agricultores utilizar semillas, fertilizantes y plaguicidas de manera más eficiente y, de este modo, aumentar el rendimiento. En la agricultura moderna, la intuición y la suerte tienen cada vez menos importancia. Por el contrario, la tecnología les permite a los agricultores tomar decisiones informadas. Y no solo eso, sino que además genera un uso más racional de los recursos que ayuda a proteger el medio ambiente.
¿De qué tecnologías estamos hablando?
Este tipo de tecnologías es muy variado. Por ejemplo, comprende a las computadoras de a bordo y los navegadores GPS de vehículos, que ayudan a evitar superposiciones y brechas en el momento de aplicar semillas, fertilizantes o plaguicidas. Pero también abarca otros elementos, como los mapas de campo digitales basados en diferentes características y las apps para la aplicación de fertilizantes a tasa variable, que calculan la dosis de fertilizante para cada zona individual. Por su parte, los drones y los satélites ayudan a monitorear el estado del campo de forma remota, mientras que los sensores meteorológicos inalámbricos, entre otros, ayudan a determinar la temperatura, la humedad, la presión y muchas otras características de campo. Los datos recopilados a partir de estas tecnologías se pueden analizar con otras tecnologías de agricultura de precisión, como computadoras, teléfonos inteligentes y aplicaciones móviles. Todo ello facilita el mantenimiento de la documentación y la gestión del campo de forma eficiente. Y por si esto fuera poco, no dejan de desarrollarse nuevas tecnologías.
¿Cuándo surgió la idea de "agricultura de precisión"?
El concepto surgió en los Estados Unidos en la década de 1980, cuando los investigadores comenzaron a realizar muestreos reticulares y a utilizar los resultados para realizar aplicaciones a tasa variable. Sin embargo, la idea de "agricultura de precisión" se generalizó solo en los últimos cinco años, gracias al desarrollo de la tecnología móvil, Internet de alta velocidad y datos satelitales precisos.
¿Es complicada?
Sí y no. Sí, porque la mayoría de las tecnologías son muy nuevas y requieren conocimientos especiales. Por ejemplo, probablemente no sabrás analizar una imagen satelital sin procesar de un campo o reparar una computadora de a bordo. Y no, porque existen soluciones tecnológicas sencillas para cada agricultor. Por ejemplo, OneSoil está desarrollando una plataforma gratuita para la agricultura de precisión y también fabrica sensores meteorológicos y módems inalámbricos para equipos agrícolas a precios razonables.
¿Es cara?
Sí y no. Actualmente, los equipos y software especiales son bastante caros, por lo que, generalmente, estas tecnologías suelen utilizarse en campos con grandes extensiones. Nosotros queremos cambiar esa situación. Nuestras aplicaciones son completamente gratuitas. Esto significa que el agricultor solo precisa un teléfono inteligente y acceso a Internet. Al igual que con cualquier otro tipo de tecnología, a medida que se desarrolla, se vuelve más barata y fácil de usar. Antiguamente, la gente intercambiaba mensajes mediante palomas mensajeras. En la actualidad, una de cada tres personas tiene un teléfono inteligente.
¿Tengo que cambiarme a la agricultura de precisión?
Sí. Ya es rentable y en el futuro se volverá imprescindible. Gracias a la tecnología de agricultura de precisión, los agricultores estadounidenses ahorran, en promedio, entre USD 11 000 y 39 000 al año. En Tanzania, los agricultores ya utilizan teléfonos móviles para celebrar contratos y procesar diversos tipos de pagos. En Bielorrusia, la superposición promedio de siembra en el campo es de 27 cm, lo que se traduce en un gasto innecesario de hasta decenas de miles de dólares en semillas, fertilizantes y plaguicidas. En otras palabras, cuanto antes comiencen los agricultores a implementar la agricultura de precisión, más competitivos serán en el futuro.
Está bien, OneSoil, ¿por dónde empiezo?
1
Descarga la aplicación gratuita OneSoil Scouting para monitorear las condiciones de tus cultivos y marcar las zonas problemáticas.
2
Calcula cuánto puedes ahorrar con la aplicación de fertilizantes a tasa variable. Si tienes un campo pequeño u homogéneo, ve directo al paso 10. Si no, sigue leyendo.
3
Compra una computadora de a bordo para monitorear el trabajo de campo y aplicar semillas, fertilizantes y plaguicidas de manera efectiva. El gasto se amortizará al cabo de una temporada.
4
Calcula las tasas variables de fertilizante con nuestra herramienta gratuita para la aplicación de nitrógeno, fósforo y potasio. Esto te ahorrará dinero, ya que te permite variar las dosis según las distintas partes del campo.
5
Comprueba si tu cosechadora cuenta con sensores de control de rendimiento. Si los tiene, actívalos. Si no los tiene, invierte en eso.
6
Después de la cosecha, analiza los mapas digitales que obtengas y marca las áreas con baja productividad.
7
Mide la acidez del suelo para encontrar y eliminar la causa.
8
Si aún no has conseguido descubrir la causa, compra o pide un mapa de relieve de tu campo. Analízalo. Según nuestra experiencia, en el 95 % de los casos la razón del bajo rendimiento suele ser el nivel de pH o el relieve del campo.
9
Si ninguno de esos es el motivo detrás del bajo rendimiento, realiza un análisis de nutrientes del suelo para medir los niveles de fósforo, potasio, humus y otros elementos. Este es el método más caro y su eficacia depende de la precisión del muestreo del suelo. Por eso recomendamos usarlo como último recurso.
10
Suscríbete a las actualizaciones de nuestro blog.

Consulta el estado de tus campos
Artículos relacionados
Personas, campos y tecnología
Recibe todos los nuevos artículos en tu correo electrónico. ¡Incluso podrás leerlos en el campo!